Esta semana Sweets recurrió al maestro en fotografía César Farías para realizar una sesión especial en medio del apogeo de las preparaciones de las bodas quiteñas. Les traemos el Making-of de lo que fueron unos momentos amenos e inspiradores de trabajo.

Eran las 10:15 de la mañana cuando Alex de Sweets salía por la puerta del edificio Officenter ubicado en Cumbayá, estaba trasladando unos bombones de su carro hacia el estudio de fotografía. Unos minutos después empezó el brainstorming.

Las propuestas de decoración eran minimalistas y elegantes. La idea final fue disponer los bombones para bodas de Sweets sobre un mantel hecho a mano hace 30 años en el Brasil, un elegante tejido para destacar unos exquisitos bombones.

Se realizó un control de calidad tras las cámaras

Las estrellas de la sesión fueron varios dulces especialmente elaborados para bodas, entre ellos estaban el bombón Tentación de Maracuya y el Tentación de Frutos Rojos, pero el que se robó el show fue el Coquito Baileys, un bombón especial de chocolate blanco y negro, relleno de licor baileys. No pudimos no probarlo, un sabor sencillamente increíble.