Como veníamos diciéndolo en un artículo reciente, los pasteles de boda ya están encaminados hacia la tendencia marcada por los Naked Cakes, pero hay otros estilos que te van a sorprender.

En el tiempo de nuestros abuelos lo más importante de una torta de matrimonio no era tanto su aspecto, sino el momento del corte. También se hacía más hincapié en el sabor.

Hoy en día muchas personas mandan a hacer un pastel de bodas falso para impresionar a los invitados, todo está en la apariencia del postre nupcial. Por ello los Naked cakes han triunfado en países como Estados Unidos, se encuentran totalmente alineados con la tendencia Hipster de nuestros tiempos.

Vamos a pasar en revista los tendencias para el año 2016.

Los Naked cakes

Un pastel con un estilo natural campestre-burgués cuyo color y textura son realzados. Al contrario de los pasteles de bodas “clásicos” ya no tienen una cubierta que no deja entrever su interior. Por ello se dice que es el pastel ideal para un matrimonio al aire libre, especialmente si se lo celebra en una hacienda o quinta.

El pastel Glitter

Dorado o plateado, el glitter está bastante de moda igualmente. Si has escogido estos colores para la decoración del lugar, deberías optar por un pastel que combine, por ejemplo este.

El pastel ruffle

Ideal para las bodas muy románticas o vintage. Puedes elegir el sabor y el color que quieras, lo más importante son las decoraciones en forma de olas verticales, con merengue o crema. Las olas también pueden ser horizontales, con fondant.

Los pasteles de crepes

Es una alternativa interesante al pastel de bodas tradicional, formado por capas de crepes embadurnadas de chocolate o de mermelada de frutas. Encontrarás una receta de este tipo de pasteles en el artículo de la semana pasada.