Mitad pastel, mitad crumble, el crumbcake es la nueva sensación dulce en las redes sociales. De Instagram a Pinterest, los “foodies” comparten sus mejores recetas. ¡Descubre este nuevo postre y déjate sorprender!

Esta receta hibrida y fácil de elaborar viene directamente de los Estados Unidos, muy probablemente de la ciudad de Nueva York, donde ya han nacido algunos estilos de pasteles novedosos. El hecho de que sea simple de preparar y de hornear hace que los internautas le haya cogido mucho cariño, por ello no dejan de Instagramear sus creaciones y variaciones.

Pero, ¿qué es exactamente un crumbcake?

El crumbcake es simplemente una mezcla entre un pastel clásico y un crumble, un pastel de frutas con una masa arenosa con base de harina, mantequilla y azúcar. El principio es el siguiente: se prepara la base de genovesa como para un pastel clásico (bizcocho genovés, puede ser de chocolate, de yogurt, de frutas…) y se añade por encima la preparación “crumble” para luego hornearlo todo junto.

El resultado es un postre al mismo tiempo blando y crujiente, y sobre todo declinable en muchas versiones.

¿Qué poner en el crumbcake?

La principal ventaja del crumbcake es su posibilidad de adaptación a varios gustos. Si te gusta más el chocolate por ejemplo te vendría bien un crumbcake con pepitas de chocolate. Si prefieres las frutas se puede adaptar el postre para que lleve manzanas, frutillas, babaco, piña, etc. Las recetas se declinan casi al infinito.

Una recomendación: es mejor servirlo caliente acompañado por una bola de helado de vainilla. ¡Simplemente irresistible!

Ahora que ya sabes todo sobre el tema, te invitamos a probar nuestra Apple Crisp, una torta muy parecida al crumbcake.