El local de Sweets de la calle República del Salvador, en la ciudad de Quito, es manejado a diario por dos personas llenas de talento y de motivación. Se trata de Verónica y de Flor, ambas expertas en pastelería. En estos últimos días se encargaron de diseñar unos nuevos Cupcakes para San Valentín, poseen un espíritu innovador innato.

Verónica empezó en el 2012, es, por así decirlo, la cabeza en materia de gestión de pedidos y la que más consejos brinda a los clientes que necesitan información sobre pasteles de bodas, tortas de cumpleaños y otros postres para eventos y ocasiones especiales.

Flor empezó su aventura con Sweets hace apenas cuatro meses, gracias a su experiencia le bastó una capacitación de una semana para ponerse al día en los últimos procesos de venta y servicio al cliente de esta pastelería Quiteña, fundada en el año 1995.

Al igual que en la fábrica artesanal de pasteles, Verónica y Flor se esfuerzan por seguir los procesos de higiene y seguridad más rigurosos, están al día en todos los campos de su trabajo, son excelentes consejeras a la hora de recomendar una bebida fría o caliente para acompañar un postre específico. Son, en definitiva, puro talento humano de Sweets.