Cuando escuchamos la palabra cheesecake pensamos enseguida en el delicioso postre americano compuesto por un relleno de queso crema sobre una base de biscocho.

Elaborado hoy en día con otros ingredientes como el chocolate y diferentes frutos, el cheesecake es apreciado por pequeños y grandes, pero… ¿es realmente americano este postre?

El Cheesecake de Maracuyá, encuéntralo AQUI.

El verdadero origen del Cheesecake

La receta clásica del cheesecake se compone de una base tipo biscocho, de un relleno cremoso con base de queso fresco y eventualmente de una capa de frutos rojos o de chocolate. Existen muchas variaciones, se ha convertido en un postre universal que ha sido declinado según los gustos de cada país, ¿pero de dónde viene realmente?

El verdadero origen del cheesecake remonta hacia 776 antes de Cristo, en la Grecia Antigua. Durante los primeros juegos olímpicos de Atenas, el pastel blando fue servido a los atletas para darles más energías. El postre se expandió luego durante varios siglos por toda Europa y fueron los que emigraron de ese continente a América del Norte al final del siglo XIX los que lo llevaron al otro lado del Atlántico. El verdadero cheesecake neoyorquino nació con la invención del queso crema Filadelfia en 1872. Un quesero de Nueva York quería copiar el queso francés Neufchâtel, pero terminó creando fortuitamente un queso mucho más cremoso. Decidió en aquel momento llamarlo queso Filadelfia, en honor a la cuidad que tenía una buena reputación en gastronomía. El cheesecake conoció muy rápidamente un inmenso éxito, a tal punto que en los años 1900 cada restaurante Estadounidense tenía su propia versión del cheesecake clásico.

Ahora que ya sabes la verdad sobre el cheesecake no dudes en probar la versión de Sweets, probablemente una de las mejores de Quito y de todo el Ecuador: http://sweets.ec/postres/